dermaglós

Buscar   Buscar  Seguinos:
Facebook
 
 
Piel Adolescente
Piel Joven
Piel en el Embarazo
Piel Madura
estrias embarazo
tratamiento de estrÍas
Durante el embarazo podrás notar una mejora de las condiciones generales de la piel, el pelo y las uñas. Por ejemplo, si tu pelo es fino y poco vital, durante la gestación va a lucir brillante y más grueso.

Si tus uñas tienden a ser quebradizas, con líneas o manchas, durante el embarazo se vuelven fuertes, claras y crecen más rápido. Pero también es cierto que se presentan algunos problemas que afectan la imagen corporal. Muchas veces, los cambios de la piel se hacen evidentes y se manifiestan por marcas o estrías que no significan de ninguna forma un compromiso para la salud o una modificación en el funcionamiento del organismo.

La elasticidad, la capacidad de engrosarse, el crecimiento, la extensibilidad y la posibilidad de reducción de tu piel durante el embarazo son realmente significativos. Tanto la piel que cubre tus mamas como la del abdomen se expanden notablemente durante los nueve meses de gestación.

El uso de una crema o emulsión con Vitamina A y Vitamina E contribuye a la prevención de estrías. La Vitamina A te brinda la elasticidad que tu piel necesita. La Vitamina E posee un marcado efecto antioxidante.

¿Cómo identificarlas?
Se localizan en el abdomen, caderas, muslos, mamas y zona lumbar.   Generalmente son líneas blanquecinas que parecen cicatrices.

En el posparto, la pigmentación marrón rojiza de las estrías se decolora gradualmente, transformándolas en nacaradas.

Si bien no son dolorosas, el estiramiento de la piel te puede causar hormigueo o prurito.

¿Cómo evitarlas?
Si bien las estrías se hacen menos evidentes luego del parto, siempre es mejor comenzar con un “tratamiento preventivo” ni bien te enterás que estás embarazada, mediante la utilización de un esquema que trate de evitar su aparición y tienda a restaurar la elasticidad de tu piel.

 
Notas Relacionadas
Trimestres del embarazo
Propiedades de la Vitamina A