dermaglós

Buscar Contactanos
 
 
Piel Adolescente
Piel Joven
Piel en el Embarazo
Piel Madura
Pieles Secas

La ola de frío polar y la piel de tu cara

Estamos en la estación de las bufandas, los guantes y los abrigos, la época ideal para comer tortas y juntarse a charlar puertas adentro. Es que el invierno invita a quedarse a resguardo del frío, lejos de las actividades al aire libre y en lugares calentitos, y es allí donde la calefacción hace estragos en nuestra piel, ya que el ambiente pierde su humedad y como resultado se resquebraja favoreciendo el envejecimiento prematuro. Por eso es tan importante que nos hidratemos tanto por dentro como por fuera.

¿Por qué mi piel se seca en invierno?

Hay varios motivos por los cuales la piel se puede secar, pero hay dos grandes razones para que la sequedad de nuestra piel se intensifique durante el invierno:

  • El frío provoca la vasoconstricción (o estrechamiento del vaso sanguíneo) de los capilares. De esta forma nuestro organismo evita que perdamos el calor necesario en nuestro cuerpo durante los períodos más fríos del año. Este proceso provoca la disminución del riego sanguíneo y por este motivo la piel recibe menos oxígeno y nutrientes. Así es como nuestra piel se deshidrata, haciéndose lenta la renovación celular, y dicha capa de células muertas dificulta que se segregue sebo, nutriente fundamental para lubricar nuestra epidermis.

  • La calefacción hace que los ambientes pierdan su humedad y por consiguiente que se evapore el agua de nuestra piel y se reseque. Para que ésta conserve la hidratación, necesita una humedad mínima del 50%, y con la calefacción ese número suele ser considerablemente menor. Por otra parte, los cambios bruscos de temperatura son otro factor desestabilizante, por lo cual cuando salimos de un ambiente excesivamente calefaccionado también nuestra piel siente el impacto.
¿Qué pasa si mi piel se seca?

Cuando la piel no está correctamente hidratada nuestro manto hidrolipídico se ve afectado y eso implica un riesgo, ya que el mismo sirve como barrera contra las agresiones del entorno. Dicho manto está compuesto por agua proveniente del sudor y lípidos segregados por nuestras glándulas sebáceas. Para que éste funcione correctamente, debe mantener sus componentes de forma equilibrada. Además este film recubre nuestra epidermis y le da ese aspecto aterciopelado que cumple una doble función: protegernos y hacernos lucir lindas.
Además, si la piel no está hidratada pierde su elasticidad y queda tirante, favoreciendo la aparición de arrugas de forma prematura.

¡A hidratar se ha dicho!

Durante el verano, el calor hace que estemos más sedientos y que la hidratación se vuelva imperiosa. Pero en invierno no solemos experimentar sed tan frecuentemente, por lo cual muchas veces olvidamos tomar la cantidad de agua necesaria. Entonces no está de más recordar la importancia de la hidratación y tener presente que en invierno hay que estar más atentos.

Es muy importante hidratarnos con productos específicos que se adecúen a nuestro tipo de piel. Por eso, si tu piel es mixta a grasa te sugerimos el uso de geles, ya que son más ligeros. El Gel de Hidratación Equilibrada Dermaglós es ideal para este tipo de pieles con exceso de grasitud. Usándolo diariamente te ayudará a hidratar en profundidad tu piel regulando el brillo de tu cara.
Si en cambio tu piel es seca y tenés sensación de tirantez en la cara, necesitás una crema que alivie dicho síntoma. Te recomendamos la Crema Hidratante de Día con FPS Dermaglós para pieles secas, que relajará tu rostro dándole la hidratación que necesita. Las pieles normales pueden ser hidratadas tanto por cremas como por emulsiones. La Emulsión Hidratante de Día con FPS Dermaglós es una excelente opción para las que no toleran la sensación espesa de las cremas y quieren hidratar su rostro con un producto ligero de rápida absorción.

¡No solo hay que cuidar la piel de la cara!

Si vas a realizar actividades al aire libre necesitás una protección extra que ponga a resguardo de las bajas temperaturas aquellas zonas que quedan más expuestas como labios, pómulos, orejas y nariz. Te recomendamos que 30 minutos antes de salir a la intemperie uses la Barra Protectora Solar FPS 25 Dermaglós en dichas zonas. Esto te va a ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro y el resecamiento.
También es muy importante cuidar la humectación de los labios debidamente para que no se paspen, agrieten o sequen. Para esto aplicá generosamente sobre tus labios el Protector Labial FPS 25 Dermaglós diariamente e intensificá su uso los días de bajas temperaturas.
Por último, no debemos olvidar nuestras manos ya que se encuentran permanentemente expuestas. Protegelas aplicando la Crema Hidratante Manos y Uñas con FPS Dermaglós para brindarles suavidad y prevenir manchitas que delaten el paso del tiempo.

A diferencia de lo que se cree, la hidratación también es cosa del invierno, y debemos estar atentos para que las bajas temperaturas no nos ganen esta pulseada contra la humectación de la piel. ¡Que el frío nos encuentre abrigadas e hidratadas! 

Notas Relacionadas
- El frío y la piel. Todo lo que tenés que saber para cuidarla.
- ¡Es hora de nutrir tu piel!
 
 
Me gusta este artículo (25)

Productos para pieles secas
 
Sabemos que quien conoce sobre el cuidado de tu piel es el médico, por eso Dermaglós te recomienda visitarlo ante cualquier duda.