dermaglós

Buscar   Buscar  Seguinos:
Facebook
 
 
Piel Adolescente
Piel Joven
Piel en el Embarazo
Piel Madura
Protectores Solar Dermaglós
Protector Solar

¿Cómo está compuesta la piel?

El cuerpo está cubierto por un órgano al que no siempre se lo considera como tal: la piel.

Nacemos con una piel hermosa, suave, que irradia salud y en la que no hay líneas marcadas. Allí es donde habitan células que nacen, envejecen y mueren. La piel, verdadera coraza protectora, constituye una barrera impermeable y es el principal órgano de comunicación con el exterior.


Comprende tres capas: epidermis, dermis e hipodermis.
  • Epidermis: es un epitelio cuyas células se multiplican, diferencian y renuevan periódicamente. Se comporta como una membrana impermeable para casi todas las sustancias sólidas, líquidas o gaseosas.

  • Dermis: representa la segunda línea de defensa contra los traumatismos, y provee las vías y el sostén necesarios para el sistema vascular cutáneo. Es un enorme depósito potencial de sangre, electrolitos y agua.

  • Hipodermis: o grasa subcutánea, ante todo constituye un aislante del calor, que conserva la temperatura corporal y se comporta como un verdadero almohadillado que actúa amortiguando los traumas.
La piel cumple una serie de funciones que demuestran su importancia en el contexto del cuerpo:
  • Es un órgano que respira: la epidermis absorbe y despide aire y esta función es indispensable para la vida.

  • Es un órgano depurador: ya que a través del sudor y de las secreciones sebáceas libera al organismo de toxinas.

  • Es regulador de la temperatura: a través de la transpiración la piel logra mantener al organismo en una temperatura de 37 grados.

  • Tiene la capacidad de almacenar reservas: cuando éstas escasean en el organismo, pueden ser recuperadas y transportadas a los órganos que las necesitan.

  • Recibe las impresiones del mundo exterior: lo hace a través de las terminaciones nerviosas (consistencia de los objetos, temperatura, etc.). Puede despertar sensaciones agradables cuando se lo somete a caricias, o sensaciones desagradables cuando diversas injurias o enfermedades lo agreden.

  • Es protector de nuestro organismo: lo resguarda de heridas, microbios y traumatismos.
Ahora bien; la piel también es un órgano que cumple la función de barrera a las radiaciones UV, y los fototipos se relacionan con la tolerancia a la radiación UV, evaluando tanto la quemadura como el bronceado. Existen diferentes fototipos:
  • El fototipo I: corresponde a las pieles muy claras, siempre experimenta quemaduras solares y nunca se broncea.

  • El fototipo II: pieles claras, experimenta siempre quemaduras solares con facilidad y se broncea mínimamente. El I y II son “sensibles” a la radiación solar.

  • El fototipo III: pieles intermedias, presentan fácilmente quemaduras moderadas y se broncea gradualmente.

  • El fototipo IV: pieles morenas, presentan ocasionalmente quemaduras. Se broncea (piel ligeramente morena) III y IV son “normales” en cuanto a su exposición al sol.

  • El fototipo V: pieles oscuras, presenta quemaduras esporádicamente. El bronceado es intenso. 

  • El fototipo VI: pieles de raza negra, nunca exhibe quemaduras y se broncea muy intensamente. V y VI son “insensibles” a la irradiación solar.

¿Cómo es la piel de los niños?

La piel de los niños no es una piel “chiquita”. Es una piel diferente y en crecimiento, al igual que otros órganos y estructuras corporales de los niños. La piel de los niños es más delgada y frágil, y muy sensible a los rayos solares. Por lo tanto, es necesario extremar los cuidados en la exposición durante la infancia.

¿Cómo es la piel de los adultos?

En cuanto a la piel de los adultos, con el paso del tiempo va envejeciendo y provoca la pérdida de la flexibilidad cutánea que se genera por la exposición solar acumulativa y por la sobrecarga de lípidos en la alimentación, especialmente en la piel del rostro. La arruga es el primer signo de la senectud del rostro. Los pliegues y manchas en la piel son los efectos visibles de las radiaciones solares. De ahí la importancia de cuidar la piel del sol.

 
Notas Relacionadas
-Rayos UV
-Factor de Protección Solar
 
Me gusta este artículo (2)

Productos para la protección solar
 
 
Sabemos que quien conoce sobre el cuidado de tu piel es el médico, por eso Dermaglós te recomienda visitarlo ante cualquier duda.