logo Dermaglos
preload
buscador de farmacias compra online
 
Mi Piel

Mi Piel

Descubrí la identidad de tu piel. Porque cada piel es única y necesita diferentes cuidados.

Productos recomendados para


¿Cómo cuidar tu piel en el verano?

¿Cómo cuidar tu piel en el verano?

Ha llegado el momento del año en que el sol es el gran protagonista. Festejos al aire libre, comienzo de vacaciones y, por supuesto, las ganas de broncear nuestra piel, hacen que expongamos nuestro cuerpo al sol de forma más frecuente en esta etapa del año. Y lo cierto es, también, que es la época del año en que mayor cuidado debemos tener.

El término “verano” deriva del latín veranum tempus, que significa "buen tiempo" o "tiempo de florecimiento". Este término nace en la época de los romanos, quienes bautizaron como veranum tempus al período en que las temperaturas eran más altas, permitiendo el florecimiento de los valles al final de la primavera y el comienzo del verano.

Es en esta etapa del año cuando los rayos solares son más fuertes. El motivo es que llegan a la superficie terrestre con un ángulo vertical, como consecuencia de la inclinación del eje terrestre y la traslación. De esta forma, la incidencia es mayor y se produce más calor. Por eso, es de vital importancia incrementar el cuidado de la piel durante el verano. Te acercamos unos simples consejos para que tengas en cuenta a la hora de exponerte al sol:

  • Si aún no expusiste tu piel al sol, es ideal que lo hagas de forma gradual. La exposición excesiva puede generar quemaduras en tu piel.
  • Al hacer más calor la transpiración aumenta y por ende debés re-aplicar el protector solar con mayor frecuencia, no más de 2 horas después de la anterior aplicación. Lo mismo cada vez que salís del agua.
  • Si tu piel es clara, debés intensificar el cuidado ya que las pieles claras son más sensibles a la exposición solar.
  • Tratá de evitar estar bajo el sol entre las 10 y las 16 horas. Aunque no lo creas, el sol de después de las 4 de la tarde también broncea… ¡y es más sano!
  • Recordá que el reflejo del agua, la arena o la nieve intensifica la acción dañina de los rayos UV y por ende es necesario una mayor protección.
  • Debés utilizar el Factor de Protección Solar (FPS) indicado para tu tipo de piel.

Siempre recordá consultar a tu Médico Dermatólogo para una adecuada recomendación. Y tené en cuenta que el sol es bueno, si lo tomás en serio.

Todos los productos para el
Cuidado Facial