logo Dermaglos
preload
buscador de farmacias compra online
 
Mi Piel

Mi Piel

Descubrí la identidad de tu piel. Porque cada piel es única y necesita diferentes cuidados.

Productos recomendados para


La maternidad en la actualidad, un rol que se resignifica

La maternidad en la actualidad, un rol que se resignifica

Madres que dedican la vida entera a los hijos: bordan, cosen, tejen y cocinan. Dan la teta, limpian la casa, lavan la ropa a mano y en sus tiempos libres hornean una torta. Ayudan a los chicos con la tarea, no se pierden nunca una actividad escolar y las viandas son siempre de comida casera. Pero, ¿todavía existe este tipo de mamás? Claro que no, en tiempos de tecnología, velocidad y liberación femenina este modelo de madre abnegada que deja todo por sus hijos nos resulta anacrónico. ¿Cómo es el nuevo rol de la madre? ¿Cómo viven y sienten las mamás de hoy? En la actualidad, muchas madres reparten su tiempo entre hijos, trabajo, estudio y salidas con amigas. Necesitan divertirse y disfrutan sin prejuicios de estar lejos de la vida familiar y se hacen el tiempo para relajarse lejos de los quehaceres domésticos, el cuaderno de comunicaciones y las planillas de Excel. Pero algunas mujeres pueden vivir esta etapa con culpa y desconcierto, muchas veces victimas de viejas creencias e imposiciones sociales, por eso decidimos explorar el nuevo rol de la madre y algunos consejos para poder disfrutar sin sentir el dedo acusador en la nuca.

  • Una mamá feliz hace hijos más felices: de nada sirve quedarte todo el día fregando en casa, que hagas el dobladillo del uniforme o que ayudes a tus hijos con la tarea todos los días si lo hacés de mala gana y no sos feliz. Los chicos perciben cuando hay problemas, descontento o cuando por el contrario estamos felices y de buen ánimo. Es preferible que mandes a tomar el ruedo a la modista y no intentes ser la madre que todo lo puede. Tratá de identificar las tareas menos gratificantes y delegalas.
  • Inmunizate de las críticas ajenas: muchas veces la gente que nos rodea tiene muy arraigado el antiguo modelo maternal y nunca falta el que exclama que madres eran las de antes. Tratá de tener en cuenta que todas las generaciones sufrieron en menor o mayor medida esta comparación aludiendo a sus antecesores. Las madres no son mejores ni peores que antes, son distintas.
  • Siempre buscá tu espacio: es fundamental que busques un espacio donde no seas “la mamá de” y que simplemente puedas ser vos. Si trabajás fuera de casa esto es más sencillo, pero si sos de las que hacen home office o estás dedicando el tiempo a criar a tus hijos te recomendamos que empieces alguna actividad. Puede ser ir al gimnasio, un taller literario o cerámica, lo importante es que ese momento sea de placer y de desconexión con la vida familiar.
  • Compartí la crianza con el papá: así como el rol de las madres ha cambiado muchísimo, el rol del hombre frente a la paternidad también lo ha hecho. Los hombres ahora cambian pañales, bañan a sus hijos y lo disfrutan. Compartir las tareas con ellos puede ser una forma de descomprimir, compartir la angustia y alegrías que dan los hijos a diario.
  • Hay que aprender a pedir ayuda cuando hay algo que te excede o simplemente cuando estás cansada y necesitás un respiro. Nadie puede con todo y mucha de la gente que nos rodea está dispuesta a ayudarnos, solo tenemos que animarnos a pedir una mano.
  • Hacé tribu: juntarte con otras mamás que estén pasando por situaciones similares y compartir con ellas puede resultar muy contenedor.

No lavamos más pañales a mano ni nos dedicamos a la maternidad de forma exclusiva pero salimos con amigas que nos hacen reír a carcajadas y volvemos renovadas, sabemos que no podemos con todo solas y compartimos la crianza con los padres.

Madres: las de hoy, las de ayer y las de mañana, seguimos siendo las que perdemos el sueño cuando nuestros hijos se enferman y nos emocionamos en el acto del colegio. Mamá, madraza y mamita, ni abnegada ni abandonada, madre orgullosa y apasionada.

Todos los productos para el
Cuidado Facial