logo Dermaglos
preload
COMPRAR DERMAGLÓS Ir a /Dermaglos en Facebook Ir a /DermaglosARG en YouTube Ir a @dermaglos en Instagram
Ir a ficha de Contacto
Buscar en el sitio

Productos recomendados para


Ganemos la batalla contra el estrés

Ganemos la batalla contra el estrés

Sos la mujer maravilla: ama de casa, madre y esposa. Sos estudiante, trabajás mil horas y salís con amigas hasta la madrugada. Sos super profesional, novia perfecta y chef autodidacta.

Pero al final del día sentís que no podés más y querés renunciar a todo, el cuerpo ya no te responde y no encontrás el botón para poner pausa. Tenemos cientos de actividades y le exigimos a nuestra cabeza estar en muchos lugares a la vez..

Así te encontrás haciendo la lista para el supermercado mentalmente mientras estás en una reunión de padres, decidiendo qué cenar mientras redactás un mail del trabajo o pensando todo lo que tenés que estudiar mientras tu amiga te cuenta de su última conquista. Y tu cabeza no para un segundo.

Es que la rutina se puede volver una vertiginosa montaña rusa de la cual te querés bajar y no sabés cómo. Las exigencias de la mujer actual nos han puesto en un papel complejo, donde no hay lugar para desenchufarnos y dejar la mente en blanco, y ahí es cuando nos gana el estrés.

Por eso es muy importante que sepas que con algunos cambios de hábito en tu rutina vas a poder desconectarte de todo por un rato y relajarte después de un día agotador, y que esto no solo es saludable sino necesario e indispensable para tu cuerpo y tu mente.

¿Qué es el estrés?

Cuando estamos bajo presión o nos sentimos amenazados, nuestro sistema nervioso se pone en alerta y el cuerpo produce adrenalina y cortisol, conocidas como hormonas del estrés. La adrenalina acelera nuestro ritmo cardíaco, produce contracción de los vasos sanguíneos y dilata las vías respiratorias. El cortisol libera glucosa en la sangre haciendo que nuestro organismo actúe con rapidez ante diferentes situaciones.

Este mecanismo que se produce en nuestro cuerpo nos permite reaccionar rápidamente en situaciones de peligro. La dilatación de las vías respiratorias, por ejemplo, permite que nuestro cuerpo aumente el rendimiento físico. De esta forma reaccionaremos velozmente y con mayor tolerancia al dolor. Sin embargo, el estrés cotidiano pone en marcha todo este mecanismo ante situaciones que no requieren de una respuesta inmediata y esto trae algunos perjuicios.

¿Cuáles son los efectos negativos del estrés?

  • Este exceso de adrenalina liberado en nuestro cuerpo puede provocar que nos encontremos irritables y tensos, afectando nuestras relaciones afectivas.
  • Podemos sentir agotamiento físico y cansancio aunque no hayamos hecho ningún tipo de esfuerzo.
  • Insomnio: ante situaciones de estrés a nuestra cabeza le cuesta parar y muchas veces nos encontramos dando vueltas en la cama sin lograr conciliar el sueño.
  • Hipertensión arterial.
  • Dolores y calambres musculares.
  • Fallas en nuestro sistema inmune: esto produce que las defensas de nuestro cuerpo bajen y nos enfermemos con mayor facilidad.
  • Obesidad o pérdida del apetito.
  • Problemas gástricos como síndrome de colon irritable, gastritis crónica y úlcera entre muchas afecciones más.
  • Por último, el estrés además de causarnos ansiedad, insomnio y otros síntomas físicos; puede afectar nuestra piel. Los altos niveles de cortisol pueden incrementar la producción de sebo en nuestro organismo favoreciendo la aparición de acné. Estos cambios hormonales producidos por la adrenalina y el cortisol también pueden producir dermatitis y sarpullidos entre otras enfermedades frecuentes de la piel.

¡Reducí el estrés!

  • Realizá actividad física: es fundamental para que nuestro cuerpo y mente se liberen y pongamos nuestras energías en otra cosa. La actividad física logrará que nos distraigamos y despejemos nuestra cabeza de las preocupaciones diarias mientras la practicamos y nos ayudará a conciliar el sueño por las noches.
  • Buscá actividades que te produzcan placer: puede ser tocar un instrumento, escuchar un cd de tu banda favorita o leer un libro. Lo importante es que identifiques actividades que disfrutes y que le dediques unos minutos al día para beneficiarte de ellas.
  • Dormí al menos 8 horas al día: el descanso es fundamental para que nuestra cabeza descanse, nuestras células se renueven y nuestro cuerpo se oxigene.
  • Llevá una alimentación sana y saludable.

¿Cómo puedo ayudar a mi piel?

Retirá todo el maquillaje de tu cara antes de ir a dormir. Esto permitirá que la piel se oxigene correctamente y se renueve. Además, por la noche los tratamientos de belleza son más efectivos ya que la regeneración celular es hasta tres veces mayor.

Si tenés piel normal o seca te recomendamos que retires todo el maquillaje con la Leche de Limpieza Activa Dermaglós que te ayudará a limpiar e hidratar tu piel sin dejar sensación de grasitud.

 

Luego humedecé un algodón con el Tónico Hidratante Descongestivo y aplicalo sobre rostro y cuello para descongestionar y refrescar tu piel. Si en cambio tu piel es mixta o grasa te recomendamos que uses el Gel de Limpieza Purificante Dermaglós que te ayudará a limpiar en profundidad, eliminando impurezas y controlando el exceso de grasitud.

Para retirar el maquillaje de tus ojos te recomendamos usar un producto específico que limpie e hidrate. El Desmaquillante Bifaz de Ojos elimina incluso el maquillaje a prueba de agua sin dejar residuos grasos aportando hidratación a esta zona tan sensible y delicada.

Con esta rutina de limpieza estás lista para aflojar todo el cuerpo, eliminar las tensiones y prepararte para un sueño reparador. Recordá que las tensiones y el estrés también se reflejan en tu piel. No olvides que no es necesario realizar grandes cambios, tan solo incorporando algunos hábitos saludables a tu rutina te ayudarán a controlar el estrés y a minimizar sus efectos. ¡A relajarse!

Productos recomendados para