logo Dermaglos
preload
COMPRAR DERMAGLÓS Ir a /Dermaglos en Facebook Ir a /DermaglosARG en YouTube Ir a @dermaglos en Instagram
Ir a ficha de Contacto
Buscar en el sitio

Productos recomendados para


2016. En sus marcas, listos, ¡YA!

2016. En sus marcas, listos, ¡YA!

En diciembre seguramente reflexionaste sobre todo lo que pasó en el 2015. Fue un año intenso, sí, y quizás, como a muchos nos pasa, llegaste al final del año sintiendo que no habías logrado cumplir algunos objetivos que te habías propuesto. Por eso, armaste una listita de lo que sí o sí tenés que lograr este año: bajar cinco kilos, estudiar inglés, pasar más tiempo con amigas, ir al gimnasio, leer más, dejar de fumar, y así muchas otras cosas más.

El problema es que para la segunda quincena de enero ya ni nos acordamos dónde guardamos la lista. Y de repente, cuando nos queremos dar cuenta, ya llegó de nuevo fin de año, y otra vez nos proponemos un montón de cosas nuevas. Pero estamos en febrero y aún estás a tiempo de lograr todo lo que te hayas propuesto para este año, siempre y cuando te organices, establezcas prioridades, estrategias y, por sobre todas las cosas, no pierdas el enfoque.

¿Cómo organizarse para lograr cumplir los objetivos del año?

Pensar bien tus objetivos. El primer paso es sincerarte con vos misma y saber cuál es tu meta o misión. Podés usar herramientas como usan, por ejemplo, las empresas. Un análisis FODA te va a ayudar a ver donde estás parada y poder identificar cuáles son tus fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas. Conocer tus límites es importante para saber adónde querés y podés llegar.

El siguiente paso es pensar qué te gustaría recordar del 2016. Cuando pensás tus objetivos teniendo en cuenta una meta a largo plazo, podés trazar un camino e ir cumpliendo distintas etapas. Por ejemplo, si tu meta es terminar el año hablando francés tendrás primero que averiguar sobre institutos o profesores. Luego comenzar a estudiar, ir a clases, dar exámenes, etc.

Hacer una lista. Deberías tener entre cinco y diez objetivos, no más. Lo ideal sería que tengas objetivos para cada aspecto de tu vida, el laboral, el familiar, el estudiantil, el físico, etc.

Es importante que los objetivos surjan de tus motivaciones y no de las exigencias de tu entorno. De ahí vas a sacar la fuerza para llevarlos adelante en tiempo y forma.

También tenés que tratar de que los objetivos sean lo más concretos posibles sin ambigüedades. Por ejemplo "voy a hacer deporte" debe enunciarse como "voy a empezar el gimnasio y voy a ir tres veces por semana después del trabajo". Así con todo.

Por último, te aconsejamos que seas realista a la hora de definir tus objetivos, por ejemplo si trabajás como Asistente Junior en una empresa no esperes ser CEO de la misma durante este año. No porque no puedas lograrlo sino porque antes deberás pasar por otras posiciones. Tu objetivo entonces para este año debería ser el de ascender a Asistente Senior.

Organizarse. La programación es esencial. Es fundamental que tengas tu lista a la vista, en un pizarra, pinchada en un corcho, de fondo de pantalla de la compu, donde quieras.Lo mejor es que hagas una organización temporal, por semana o por mes sin ser ni muy ambiciosa ni demasiado relajada. Planificá los objetivos y chequeá que se cumplan las metas propuestas ya que así es más fácil prevenir el fracaso. Además, si hay algo que no está yendo bien, lo podés corregir. En cambio, si la única vez que mirás tus objetivos es para escribir los nuevos, ya no tendrás margen para arreglarlo.

Recurrir a los demás. Es fundamental que tu pareja, familia y amigos estén junto a vos en este proceso. No dudes en contarles tus objetivos, esto te va a ayudar a sentirte más comprometida con ellos. Rodeate de gente que te incentive a llevar adelante lo que te proponés. ¡Animate a pedir ayuda, nadie te va a morder!

Revisión. No queremos que llegues nuevamente a diciembre y tengas objetivos pendientes. Es por eso que te recomendamos que cada dos meses revises en qué estado se encuentra tu lista. Si avanzaste o no, y si no avanzaste qué es lo que te lo impidió y qué correcciones podés hacer. La frustración, el desgano y la pereza son nuestros principales enemigos, pero siempre pensá en lo satisfecha y orgullosa que te vas a sentir cuando llegue diciembre y hayas logrado todo lo que te propusiste. Ahora, ¡manos a la obra! Con estos consejos y tu voluntad el 2016 será todo tuyo.

Productos recomendados para