logo Dermaglos
preload
COMPRAR DERMAGLÓS Ir a /Dermaglos en Facebook Ir a /DermaglosARG en YouTube Ir a @dermaglos en Instagram
Ir a ficha de Contacto
Buscar en el sitio
Contenido relacionado



Inconvenientes a la hora de amamantar

Inconvenientes a la hora de amamantar

Dolor de pezones 

Los pezones pueden estar más sensibles luego del parto, además de estar expuestos a las succiones frecuentes y vigorosas del bebé. Sin embargo, amamantar no tiene por qué dejar de ser una experiencia relajante y placentera.

¿Qué se puede hacer en caso de dolor?


  • Extraer un poco de leche antes de colocar al bebé al pecho. 

  • Mantener los pezones libres de sustancias irritantes y tóxicas que pueden producir eczemas o alergias de contacto. 
  • Colocar, luego de amamantar, crema de caléndula o una gota de la propia leche sobre el pezón y la aréola. No es necesario lavar los pezones antes o después de amamantar. 
  • Mantener los pezones aireados, colocando escudos aireadores entre la mama y el corpiño.
  • Utilizar una buena posición de lactancia. 

Si las molestias persisten, consultar con el médico.

Grietas del pezón 

Son heridas lineales que se producen en las capas superficiales de la piel y se ubican tanto en la base como en la punta del pezón. Son muy dolorosas y pueden sangrar, especialmente si son profundas. En ocasiones suelen dar sensación de quemazón y de pinchazos.

Causas principales de las grietas del pezón:

  • Posición inadecuada del bebé respecto de la mamá en el momento de la lactancia. 
  • Pezón invertido. 
  • Incorrecta succión del bebé por una mala técnica del prendido (por ejemplo, no tomar toda la aréola). 
  • Enfermedades dermatológicas.

 

Se pueden prevenir de varias maneras:

  • Tratando adecuadamente el pezón dolorido. 
  • Colocando al bebé en el pecho en la posición correcta y alternando las posiciones en cada toma. 
    Cuidando el modo de retirar al bebé del pecho cuando termina la toma, para ello habrá que colocar un dedo en la comisura de su boca o bajarle el mentón así se evitará el efecto de vacío y el dolor. 
  • Apenas nace el bebé, las primeras mamadas son de calostro. Entre el segundo y el sexto día después del parto, se produce la bajada de la leche. Durante esos días, los pechos estarán calientes, pesados y endurecidos. Esto se debe al aumento de la cantidad de sangre y líquidos acumulados en el tejido de soporte, y al comienzo de la producción de leche. Esta situación puede causar incomodidad, pero no debe ser motivo de preocupación, ya que es transitoria y desaparece en pocos días.

La leche de mamá es irreemplazable, por esta razón, si se presentan inconvenientes, no hay que dejarse ganar por el desánimo y caer en la tentación de abandonar la lactancia. 
Ante el menor síntoma, lo mejor es consultar al médico para una orientación segura.

 



Contenido Relacionado

Productos recomendados para