logo Dermaglos
preload
COMPRAR DERMAGLÓS Ir a /Dermaglos en Facebook Ir a /DermaglosARG en YouTube Ir a @dermaglos en Instagram
Ir a ficha de Contacto
Buscar en el sitio
Contenido relacionado



El ABC de la lactancia materna

El ABC de la lactancia materna

Lo mejor es comenzar con el amamantamiento lo más rápido posible después del parto, preferentemente en la primera hora de vida del bebé. Apenas nace el bebé, las primeras succiones son de calostro, que contiene grandes cantidades de anticuerpos que le otorgan defensas al bebé. Además, tiene efecto laxante que lo ayuda a eliminar el meconio.
Con las succiones frecuentes, la cantidad de calostro aumenta y se va tornando gradualmente más blanco y espeso hasta convertirse en leche. La leche bajará en pocos días y vas a comenzar a sentir que los pechos están llenos. La frecuencia con la que se amamante al bebé evitará que estos se congestionen
Algunos bebés se prenden rápida y vigorosamente al pecho, succionando con energía durante varios minutos. Otros, en cambio, lamen el pezón, saborean unas gotas de calostro y se toman su tiempo antes de empezar a succionar. Cada bebé tiene su propio estilo, y el amamantamiento facilitará a cada madre entender el de su bebé.

Consejos prácticos a la hora de amamantar:

  • Normalmente, los bebés maman de 10 a 15 minutos de cada lado en los primeros días. 
    Antes, las mamás medían ese tiempo para limitarlo y “organizar” al bebé. Hoy se considera que lo importante no es contabilizar los tiempos, sino comprobar que el bebé está satisfecho. 
  • Una manera práctica de comenzar con el proceso es ofrecerle al bebé el primer pecho y dejarlo mamar hasta que quede satisfecho.  
  • No hay que limitar la duración de la toma con el objetivo de que mame del otro lado, pues esto puede hacer que se pierda de tomar la leche más rica en grasas, que aparece al final. 
  • Si después de mamar del primer pecho todavía se muestra interesado, ofrecerle entonces el segundo, sabiendo que es probable que succione menos. En la próxima toma, entonces, habrá que empezar por ofrecerle ese último pecho. 
  • Si el bebé hace pausas muy largas mientras está succionando, empujar su mentón hacia arriba puede estimularlo.
  • Si duerme mucho, pueden probarse algunos suaves estímulos para despertarlo, como quitarle los pañales o acariciarlo.
  • Durante las primeras semanas los bebés maman cada dos o tres horas, día y noche. Ese tiempo debe calcularse desde el momento en que inicia la succión. A medida que el bebé crece, la frecuencia entre las tomas es de tres a cuatro horas durante el día y una o dos veces en la noche. 
  • El amamantamiento durante la noche evitará la congestión mamaria y ayudará a mantener una buena producción de leche. 
  • Durante los períodos de crecimiento del bebé, las demandas de leche materna serán más frecuentes. Esto aumentará la producción de leche para cubrir las necesidades de esta etapa. 
  • Entre toma y toma, y al finalizar la última, es conveniente estimular al bebé de manera que haga su "provechito". Para lograrlo, se lo coloca sobre un hombro, de modo que ejerza presión sobre su pancita, a la vez que se le acaricia la espalda con movimientos desde arriba hacia abajo.
  • Si el pecho está muy lleno, se recomienda  extraer un poco de leche para aliviar la tensión.

Contenido Relacionado

Productos recomendados para